Karmann no bajó el ritmo en los años sesenta e incluso creó una versión descapotable del desventurado Volkswagen 411, de 1968, pero este modelo de cuatro plazas tampoco se quiso llevar a producción. Y quizá fue un acierto, porque hasta el 411 normal resultó ser un fracaso.