Pasamos del GTO japonés al americano, ya que el conocido Pontiac GTO, también contó con un frontal de cuatro faros, al menos durante un tiempo. Y es que, durante aquella época, los faros superpuestos, en ambos lados del frontal, fueron un rasgo importante de los muscle car, común a muy diversos modelos.