El Honda Integra, que a lo largo de su historia solo ha tenido una generación con un diseño de cuatro faros, fue precisamente con aquella apariencia con la que más huella dejó. La tercera generación, a principios de los noventa, llegó con cuatro ojos, pero después de un restyling volvió a unos faros más convencionales y alargados.