Como demuestra el diseñador Ken Greenley, también es posible hacerse un hueco en la historia del diseño de automóviles con productos controvertidos o de dudoso atractivo. Un ejemplo son los primeros diseños del fabricante surcoreano SsangYong.

Greenley, de origen británico, es autor de la ambigua apariencia del SsangYong Muso, que sustituyó al Kyron, y del monovolumen SsangYong Rodius. Se graduó en el mismo Royal College of Art de Londres, como Josef Kaban, pero destacó por razones diferentes.