Al diseñador Ikuo Maeda le viene de familia. Su padre, Matasaburo Maeda, fue el autor del primer Mazda RX-7. Durante los casi 40 años de carrera de Ikuo, ha trabajado para Mazda, pero también para otras firmas japonesas y para Ford, en Detroit.

Es conocido como el padre del deportivo RX-8, y también de la segunda generación del Mazda2. Aun así, el principal mérito de Maeda en cuanto a diseño de automóviles fue idear el lenguaje de diseño actual de Mazda, KODO, que literalmente significa "el alma del movimiento".

Maeda comenzó a trabajar en el llamado KODO cuando fue nombrado diseñador jefe de Mazda, en 2009. Un año después, fue presentada esta nueva filosofia de la marca, en un evento especial en Milán, con el prototipo Shinari. Sus formas y el juego de luces de las complejas superficies, las encontramos en los modelos Mazda actuales.