El genio italiano Walter de Silva, que primero trabajó para Fiat, después para Alfa Romeo, y finalmente para SEAT, Audi y Volkswagen, tiene el diseño de muchos modelos famosos a sus espaldas. Por ejemplo el Fiat Tipo, los Alfa Romeo 147, 156 o 164, los Audi TT, R8 y A5, o el Volkswagen Golf, a partir de la quinta generación, así como el Scirocco o el Passat CC.

Aun así, inmortalizó su nombre en libros sobre diseño con un elemento inventado durante su época en el fabricante español SEAT. Hablamos de la "línea dinámica" de Silva, y es una línea de expresión lateral de modelos de producción y prototipos de SEAT, que recorre el perfil de estos coches, desde los faros delanteros hasta los pasos de rueda traseros. Las generaciones pasadas de Ibiza, Toledo, Altea y León, la lucieron. En general, los coches diseñados por Walter de Silva se caracterizan por tener muy pocos adornos, ya que como norma general, este diseñador forma la imagen del coche con los propios paneles de carrocería.