Esta reciente creación no es el primer acercamiento de Lamborghini al sector náutico, ya que en los años 80, la firma de Sant'Agata Bolognese ya desarrolló un par de motores marinos, aunque nunca fabricó un barco completo. Ahora, gracias a la colaboración con Tecnomar, la marca puede lucir su toro en la proa de una embarcación.

Como sus coches, el barco también busca una prestaciones de primer orden, así que ofrece una potencia de 4.000 CV, una velocidad máxima de 110 km/h y un precio de alrededor de un millón de euros.