Cigarette Racing creó el Tiranna con el objetivo de combinar velocidad y confort. Se trata de un 'misil' marítimo de 18 metros de largo, capaz de alcanzar una velocidad de 65 nudos (120 km/h), gracias a los seis motores 4.6 V8 fuera borda, que ofrecen una potencia combinada de más de 2.700 CV.

A pesar de sus cifras, no se trata de un barco de carreras, ya que ofrece el lujo interior de un yate, así como diversos detalles en fibra de carbono, firmados por Mercedes-AMG. En definitiva, es lo mismo que un AMG de calle, es decir, una mezcla de lujo y deportividad.

Como curiosidad, cabe añadir que Mercedes-AMG lanzó, con motivo de esta colaboración con Cigarette, un Clase G denominado Cigarette Edition, con los colores del barco y algunos detalles específicos.