A menudo, como es el caso de los anteriores ejemplos, los yates de los fabricantes de coches son fruto de la colaboración con empresas especializadas del sector náutico, aunque esto no es cierto en el caso del Lexus LY 650.

Es verdad que no se trata de un producto 100% Lexus, ya que el estudio italiano de diseño de yates, Nuvolari Lenard, ha participado en el proyecto, pero la idea original es de la marca japonesa, que aspira a ser una marca de lujo de estilo de vida, más allá de los propios automóviles.

Este LY650 mide 19,8 metros de largo y esconde un motor Volvo Penta IPS, de 12,8 litros de cilindrada, capaz de ofrecer 1.350 CV de potencia. El casco, además, utiliza una estructura de material compuesto, con plástico reforzado con fibra de carbono, y muchos de los dispositivos electrónicos de a bordo se pueden controlar a través de un smartphone.