Más allá del motor 1,8 litros, el Lotus Elise contaba con muchos elementos familiares en el interior, como la palanca de intermitentes que utilizaban en el pasado un montón de modelos Opel. Las tomas de aire interiores, por ejemplo, son las del Ford Fiesta.