El Lotus Elise, modelo que revivió al fabricante británico de automóviles, actualmente utiliza motores de origen Toyota, aunque las dos primeras generaciones del deportivo contaban con propulsores de la serie K.