Especialmente poco elegante resulta el hecho de que ciertos elementos de los faros, así como el sistema de sonido de los Maserati, sean compartidos con otras marcas del grupo, como Jeep, Dodge y la propia Fiat.