Aquellos faros pertenecían, concretamente, al Nissan 300ZX, un modelo de corte deportivo que no era precisamente barato, pero mucho más asequible, en cualquier caso, que el Lamborghini Diablo al que prestó sus 'ojos'.