A muchos les sorprenderá que Horacio Pagani, acostumbrado a diseñar hasta el más mínimo detalle de sus coches, recurriera a unos controles de la climatización para el Zonda que, efectivamente, provenían de un modelo mucho más corriente: el Rover 45.