En general, los británicos son muy de compartir. Como el Elise, el Lotus Evora también recolectó componentes de diferentes vehículos. El motor, por ejemplo, lo heredó directamente del Toyota Camry.