El Maserati GranTurismo, con carrocería coupé, uno de los modelos más elegantes de la marca italiana, nunca tuvo un interior que estuviera a la altura, igual que el Quattroporte.