Además de los modos de conducción EB, Autobahn y Handling, que ofrece el Chiron, la variante Pur Sport añade uno todavía más salvaje, denominado ESC-Sport+, que es más permisivo y facilita un mayor control del coche a la hora de derrapar, por ejemplo, manteniendo siempre la red de seguridad del control de estabilidad. Según Bugatti, fue complicado diseñar un modo así, en un coche que produce 1.600 Nm de par motor máximo.