Mientras que el Bugatti Chiron es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 420 km/h, el Pur Sport se conforma con estar limitado a 'solo' 350 km/h, es decir, 70 km/h menos. Esto se debe a que los neumáticos, de mayor adherencia, no están pensados para semejantes velocidades. A cambio, el coche tiene una mejor dinámica de conducción, aunque no sea tan veloz como su hermano.