La puesta a punto de la suspensión también es diferente en el Pur Sport, siendo más rígida. La dureza de los muelles es un 33% superior, tanto en el eje delantero como en el trasero.

Bugatti asegura que llegó a este 'setup' rodando miles de kilómetros y añadiendo también unos amortiguadores activos recalibrados, que reaccionan al asfalto en solo 6 milisegundos. La mayor rigidez y el aumento de la caída negativa, obligaron a instalar nuevos componentes en la suspensión, como las rótulas, por citar un ejemplo.