El más exclusivo de todos los Mercedes-Benz SLR (en la parte inferior de la foto) recibió el nombre de Stirling Moss, piloto de la marca en la F1, las 24 Horas de Le Mans y la Mille Miglia, en la que se impuso con un 300 SLR, en 1955.

Además, fue cuatro veces subampeón del mundo de Fórmula 1 (y tres veces tercero) y vencedor de las 24 Horas de Le Mans de 1956, por lo que cualquier homenaje se quedaría corto.