Para celebrar el éxito de la temporada 2014, en la que Mercedes consiguió los títulos de pilotos y constructores, la firma invitó a sus dos pilotos de F1, Lewis Hamilton y Nico Rosberg, a que crearan sus versiones soñadas del Mercedes-Benz SL 63 AMG. Solo se crearon 19 unidades.