En el segundo puesto de los Jaguar millonarios encontramos el mítico Jaguar C-Type, que en este caso se denominó oficialmente XK120-C y del que solo se fabricaron 53 ejemplares. Representa la máxima evolución en competición del XK120 de calle.

Además de por sus victorias en circuito y por su construcción ligera, el C-Type destaca por su motor de seis cilindros en línea y 3,4 litros, con 223 CV de potencia. El más caro de todos data de 1953 y se vendió en 2015 por 11,61 millones de euros, de la mano de RM Sotheby's.