En 2018, la misma casa de subastas Bonhams vendió un increíble Jaguar XJR-11 de 1990, también del Grupo C, aunque con el motor V6 biturbo del XJ220, por nada menos que 1,3 millones de euros. A cambio, este coche de carreras es una auténtica joya, basado en un chasis de fibra de carbono, capaz de rozar los 370 km/h de velocidad punta y, además, del que únicamente se fabricaron tres ejemplares.