Sin duda, una de las categorías de competición más interesantes de todos los tiempos fue la de los Grupo C, de la década de los años 80, reservada a prototipos deportivos como este Jaguar XJR-8 de 1987.

Uno de los seis Jaguar de carreras de Tom Walkinshaw (TWR) se vendió en el año 2013, en una subasta de Bonhams, por un precio estimado de unos 1,1 millones de euros. Hablamos de un coche de competición con un enorme motor V12 de 7,0 litros, con 730 CV de potencia, que aseguraba una velocidad máxima de 350 km/h.