En 2012, en el salón de París, Porsche presentó el prototipo de una carrocería familiar, que prefiguró el modelo de producción mostrado cinco años después, ya en la segunda generación del vehículo.