En 2011, Porsche presentó la primera versión híbrida del Panamera, un modelo no enchufable, con 380 CV. Dos años más tarde, fue el turno del S E-Hybrid, con 333 CV y toma de corriente adicional.