En la primera década del siglo XXI, Porsche decidió desarrollar un gran turismo, que debía lucir un aspecto deportivo, como el de cualquier otro modelo de la gama, así como contar con un habitáculo lujoso y espacioso. El resultado fue el prototipo Mirage, que adelantó con bastante precisión el primer Panamera.