Tal y como comprobamos con otros Corsa, el coche ofrece una buena dosis de diversión y eficacia al volante. Es verdad que, gracias a una puesta a punto específica del chasis y a unos neumáticos de mayor anchura, el acabado GS Line proporciona un punto extra en curvas.

Sin embargo, la versión Edition no se queda muy atrás y también permite completar trazados técnicos con gran facilidad. La dirección tiene un tacto directo y eso se agradece a la hora de abordar giros, mientras que el equipo de frenos incluye discos traseros y es capaz de no fatigarse en exceso.