En 1973, con el Passat, derivado del Audi 80, Volkswagen consiguió pasar del anticuado motor en posición trasera al esquema de la moderna tracción delantera. Un soplo de aire fresco, por así decirlo, que se expresaba con el nombre Passat, mucho más personal que el sobrio 511, como se planeó inicialmente.

47 años después, el coche y la denominación se han convertido casi en sinónimo de la clase media. Por cierto, otros nombres de Volkswagen de los años 70 también se han mantenido hasta hoy, como Golf, Polo y Jetta.