También de fabricación española, como el Corsa, el Ford Fiesta se denominó así como un homenaje a nuestro país. Se dice que Henry Ford II fue el que decidió personalmente este nombre.

En 1976, la primera generación del coche comenzó con un modesto motor de 45 CV. 42 años después, el coche lleva ocho generaciones de historia y ha alcanzado los 200 CV. En 2011, se celebró la producción del Fiesta número 15 millones y le queda cuerda para rato...