911: tres dígitos que atraen a los aficionados de los coches de todas las edades. El deportivo por excelencia de Porsche, que se presentó en 1963 con el nombre 901, debe su denominación a una circunstancia curiosa muy conocida: Peugeot registró antes el 901 y, para evitar males mayores (es decir, una gran multa), la marca alemana cambió el 0 por un 1. En mayo de 2017, se fabricó la unidad un millón de este modelo.