El Bugatti Chiron fue el primer coche de producción capaz de superar las asombrosas 300 mph, es decir, 482,803 km/h, llegando a 490,48 km/h. Una hazaña que, como ya hemos comentado, no tiene el certificado oficial, pero representa un límite nunca alcanzado por ningún otro coche en venta hasta la actualidad. Una de las muchas versiones especiales del Chiron, el Super Sport 300+, fue el encargado de conseguir este registro.

Además de la longitud aumentada en 25 centímetros, el hiperdeportivo francés desarrolla 1.600 CV (100 CV más que el Chiron normal), proporcionados por su conocido motor W16, con cuatro turbocompresores. El precio de cada uno de los 30 ejemplares que se fabricarán es de 4,3 millones de euros. Eso no incluye las personalizaciones de los clientes.