Diversos modelos urbanos, como el smart fortwo, el Volkswagen Lupo, el Peugeot 107 o los Citroën C1 y Toyota Aygo de primera generación, contaban con una especie de guantera abierta delante del pasajero, o más bien un estante, y se ofrecía como opción o accesorio una tapa con bisagra y cerradura, que lo convertía en una guantera convencional.