Aunque parezca mentira, también hay coches sin guantera. La primera generación del deportivo de motor central de Porsche, el Boxster (986), no tenía ningún compartimento de este tipo, así que los ocupantes debían guardar sus cosas detrás de los asientos. A partir de la segunda generación (987), presentada en 2004, el modelo ya incorporó una guantera al uso, bajo el salpicadero, en el lado del ocupante.