El DS 3 CROSSBACK se sustenta bajo la plataforma CMP, de última generación. Además de permitir una variante eléctrica, genera un coche perfectamente aplomado a velocidades de crucero y con un equilibrio muy agradable entre confort y eficacia. 

En curvas presenta muy buenas maneras y no muestra síntomas de subviraje si accedemos a ellas con la velocidad adecuada. Además, bajo mi parecer, la asistencia de la dirección es perfecta.