En el año 2003, BOSCH alcanzó la cifra de 10 millones de sistemas ESP fabricados, gracias a su implementación en un número creciente de modelos populares, como las berlinas, muy exitosas por entonces. Este sistema ha contribuido enormemente a la mejora de la seguridad vial, ya que puede evitar hasta el 80% de los accidentes causados por la pérdida de estabilidad de un vehículo.