A menudo, aquellos que se creen conductores muy experimentados, buscan inmediatamente el botón para desconectar el ESP, pero lo cierto es que actualmente hay modos de conducción (Sport, Race... según la marca) que dan mucha libertad y permiten cierto juego de la zaga, si bien están diseñados para evitar una pérdida total del control del vehículo.