Además de por su tracción delantera, el Mercedes-Benz Clase A original pasó a la historia en 1997 e hizo famoso, de paso, al sistema ESP. El modelo volcó durante la prueba del alce, una maniobra de esquiva que simula la evasión de un obstáculo, que desde entonces es conocida en todo el mundo.