Desde el punto de vista mecánico, esta versión del Prius conserva el sistema híbrido de 122 CV de potencia máxima combinada, aunque con una variación importante.

Es cierto, se mantiene el propulsor atmosférico de gasolina, con 98 CV y 1,8 litros de cilindrada, así como la unidad eléctrica síncrona, de 72 CV. Ahora bien, se introduce un segundo motor eléctrico de 7 CV, en el tren trasero, que es el que asegura el esquema de tracción total, sin unión física entre ambos ejes.

En términos prácticos, esta mecánica adicional se acciona al arrancar. Una vez en marcha, se activa entre 10 y 70 km/h, al circular sobre firmes deslizantes, cuando se necesita una mayor adherencia.