A principios de los años 90, la marca japonesa Subaru fabricó un coupé de tracción total, el Subaru SVX, cuya palanca para el freno de mano (que no era eléctrico) era un tirador muy poco convencional, que recordaba a los mandos que controlan la potencia de los motores en una embarcación acuática.