Los vehículos del fabricante californiano Tesla se distinguen por un interior minimalista, en el que una gran pantalla sustituye a la multitud de botones y mandos de un modelo convencional. En este caso, el freno de estacionamiento, que es eléctrico, se acciona mediante el botón "P" del selector del selector del cambio, ubicado en la parte derecha de la columna de dirección.