Sobre todo en el mercado de Estados Unidos, algunos modelos cuentan con un pequeño pedal, a modo de freno de estacionamiento, como es el caso del Toyota Sienna, el KIA Carens o diversos modelos de Mercedes-Benz. Para accionar el freno de estacionamiento, hay que pisar el pedal (cerca del reposapies del lado izquierdo), y para desbloquear las ruedas hay que volverlo a pisar o, según el modelo, pulsar un botón o palanca (P) junto al volante.