Debido al avance en la tecnología de los motores, las palancas para ajustar la mezcla o el encendido dejaron de tener sentido. Al principio, el claxon nació como una bocina montada directamente sobre el aro del volante, aunque más tarde ya pasó a poderse accionar mediante un botón en la tapa central del volante.