El escándalo más conocido en esta prueba, tras el del Clase A, tuvo lugar hace unos pocos años, teniendo como protagonista al Jeep Grand Cherokee 2012. Aquel coche se ponía a dos ruedas a una velocidad de tan solo 63,5 km/h.

El fabricante italiano tuvo alguna que otra disputa con la publicación sueca, aunque finalmente, en 2014, el coche logró pasar la prueba a 71 km/h, tras los esfuerzos de Jeep por solucionar el problema.