El último de los interesantes 'muscle cars' de esta subasta es bastante más moderno que todos los demás y, además, se trata de un coche de competición. Este Dodge Challenger Drag Pak Race Car es del año 2010 y esconde el poderoso motor 8.4 V10 del Viper, asociado a una transmisión automática Powerglide de solo dos velocidades.

Lógicamente, está diseñado para carreras de aceleración, por lo que solo dispone de un asiento, además de llantas de aleación ligera o neumáticos tipo dragster. 

Este Drag Pak, que en su día costaba nuevo apenas 39.999 dólares (unos 37.000 euros al cambio actual), está homologado para participar en carreras de aceleración (drag) americanas, en las categorías NHRA Stock y Super Stock, además de en competiciones tipo 'Comp Eliminator'.