Iniciamos este listado con un prototipo del año 2005, con un destacado coeficiente aerodinámico Cx de 0,25 y un habitáculo inspirado en el mundo de la aviación. 

Una gran pista es que, inicialmente, el coche de serie se encuadró dentro de la gama de Citroën y, años después, pasó a formar parte de una marca independiente. Sí, hablamos del DS 5.