Este es uno de los automóviles modernos más caros del mundo. Se trata del Rolls-Royce Sweptail, desvelado hace tres años, por el que se dice que alguien pagó más de 10 millones de euros. La idea nació en 2013, aunque llevó cuatro años de trabajo, tomando la base de un Rolls-Royce Phantom, pero con un diseño que mira hacia el pasado; en concreto, a los años 30 del siglo XX y, también, al mundo de la náutica, ya que su diseño recuerda a una embarcación.