Si quieres un Tesla Model S Shooting Brake, aunque la firma californiana no lo fabrique, hay quien lo ha hecho realidad. La compañía RemetzCar recurrió al mismo diseñador holandés del que ya hemos hablado, Niels van Roij, aunque en este caso para convertir en familiar la berlina eléctrica americana.

Este ejemplar en concreto fue un encargo del coleccionista Floris de Raadt y, aunque se dijo que iban a fabricar 20 unidades, parece que este es la única que existe.