¿Por qué es relevante? Un diseño basado en la fibra de carbono

La apuesta de Lamborghini por la fibra de carbono se remonta al Sesto Elemento de 2011, que hacía un uso extremo de este ligero y exótico material. Aquel nombre hacía referencia al sexto elemento de la tabla periódica, que es precisamente el carbono. Basado en el Gallardo y apto solo para circuito, el Sesto Elemento tan solo pesaba una tonelada, mientras que su motor 5.2 V10, de aspiración atmosférica, ofrecía 570 CV de potencia. Aunque se fabricaron muy pocos, fue todo un ejercicio a nivel técnico.