En 1997, Mitsubishi lanzó una versión de homologación de su Mitsubishi Pajero (Montero en España), creada como anticipo a un coche de competición para el Rally Dakar. El llamado Pajero Evolution, del que se dice que se fabricaron unas 2.500 unidades, montaba un motor 3.5 V6, que lograba unos 280 CV. Con ese potencial podía acelerar, de 0 a 100 km/h, en 8,2 segundos, aproximadamente. Más rápido que un Jaguar XJ8 3.2 de la época o que un Volvo C70.